Turismo religioso: La Colina de las Cruces de Lituania

Blog sobre viajes y turismo, nacional e internacional, caro y barato

Turismo religioso: La Colina de las Cruces de Lituania

By

Cuando la Rusia zarista prohibió honrar las tumbas de los rebeldes lituanos caídos en la revuelta de 1831, sus familiares decidieron levantar un pequeño promontorio en el valle del río Kulpé con una serie de cruces conmemorativas.

Tras la rebelión de 1863, las primeras cruces que apenas sumaban 17 pronto se multiplicaron y comenzaron a poblar la colina.

Cuenta la leyenda que una década después, se produjo en el lugar la aparición de la Virgen con su hijo en brazos quien pidió a los devotos que siguieran erigiendo allí las cruces. Así entonces, para el año 1938 ya había más de cuatrocientas de todas formas y tamaños y la colina de Jurgaiciai se convirtió en lugar de culto para el pueblo lituano que reforzó su sentimiento religioso durante el período de dominación soviética, defendiendo el lugar ante los intentos de quienes pretendían destruirla.

Hacia 1960, el número de cruces superaba las dos mil quinientas: magníficas tallas cinceladas con cariño y esfuerzo algunas, pesadas obras de mármol otras, y muchas más realizadas con hierro forjado.

Pero los soviéticos veían que la colina se había convertido en símbolo de independencia y libertad para los miles de devotos, además de ser un bastión de la fe católica, por lo que optaron por acabar con ella con palas excavadoras.

A pesar de eso, cada noche aparecían cruces nuevas y cada uno de los tres intentos de demolición soviética fue contestado por el pueblo lituano y la colina de Jurgaiciai se convirtió en símbolo del espíritu nacional, de su fe y su tesón.

Juan Pablo II cuando la visitó el 7 de septiembre de 1993, denominó a Lituania el país de las cruces asegurando más tarde que «la Colina de las es uno de los lugares más especiales del mundo, un resumen de todas las miserias y dolor del siglo XX, en el que brilla la esperanza de la resurrección»

La Colina de las Cruces es un sitio impregnado de una mística especial, como pocos sitios poseen.

Foto: Etternia

Turismo religioso: La Colina de las Cruces de Lituania

Tags:
turismo |


Viajes y turismo